Impresiones de Praga

El lunes volví de Praga y la verdad es que estoy contento, el viaje ha ido bastante bien y la ciudad me ha gustado bastante. Pero vamos a hacer un pequeño análisis por partes.

El vuelo

La verdad es que con la mala expectativa que me habían creado de Clickair tenía claro que no iba a ser un viaje confortable… pero ¡sorpresas de la vida! el viaje estuvo muy bien, sin retrasos, el avión de Clickair era bastante cómodo, nuevo y aunque hay gente que dice que no asignan asientos, puede que desde otros aeropuertos no lo hagan, nos asignaron el asiento al facturar. Lo peor las colas para facturar, tanto en Barcelona como en Praga, y eso que los mostradores de facturación del aeropuerto de Praga estaban muchísimo mejor organizados (pero nadie está preparado para que te facturen escopetas, como facturaron los que estaban delante nuestro en la cola :D).

La ciudad

El estado de la ciudad resumiéndolo en una sola frase sería: limpia pero con muchas cosas que rehabilitar. Había muchos edificios en muy mal estado en la zona más antigua de la ciudad (el distrito de Praga 1), pero los que estaban bien cuidados daba gusto verlos, edificios del siglo XIV y XV. La gente suele ser amable, aunque un poco secos… alguno sobrepasa esa ralla y pasa a ser un borde, pero son pocos los casos, durante el viaje comentamos que una de las causas posibles es que aún no están totalmente acostumbrados al turismo en masa… quizá.

Panorámica de Praga

Aunque alguno de los integrantes de viaje iba sobre aviso acerca de la delincuencia en Praga, ni vimos nada raro, ni nos robaron nada, ni nadie nos miró mal, ni nadie nos metió en problemas.

Cosas que ver

Casi todo lo que tiene algún tipo de interés para ser visitado hay que pagarlo, subir a torres de vigilancia (sin ascensor), entrar en catedrales, etc. Pero con la Prague Card tuvimos transporte ilimitado 3 días y entradas para unos 54 lugares. Vale la pena adquirirla en el propio aeropuerto ya que te ahorrará unas cuantas coronas.

Toda la zona del castillo de Praga está bastante bien, el puente de Carlos IV (Charles Bridge) también impresiona bastante, pero si he de destacar algo que me gustó especialmente es el Dancing Building, impresionante. Lastima que no pude subir a la azotea, en la que hay un restaurante.

Dancing Building de Praga

Comida y bebida

Alguien me dijo antes de irme que el precio de los restaurantes es similar al de Barcelona… la verdad de los restaurantes no lo sé ya que no fui a ninguno. Se puede comer en casi cualquier cervecería por menos de 9€ unos platos con unas raciones que asustan de verlas, la mayoría platos combinados basados en carne de cerdo, ternera o pollo con guarniciones de patatas, ensaladas, arroz, … No es dieta mediterránea pero es lo que tienen ahí.

Y lo que estabais esperando… las rubias. La cerveza es la bebida nacional, tanto Pilsner Urquell como Budweiser (no confundir con la del ¡wasup!) son de lo mejorcito, entran que ni te das cuenta y como además el tamaño estándar del vaso es medio litro… pues ya me diréis.

Transporte

Se puede ir a casi cualquier sitio en tranvía, para el turista debería ser la primera opción ya que te permite ver el paisaje mientras te desplazas. Había tranvías antiguos, casi podríamos decir que obsoletos, y otros muy modernos pero todos iban muy bien para desplazarte… por cierto, hay que tener cuidado porqué tienen prioridad sobre los peatones y os aseguro que no se andan con chiquillas.

Tranvía en Praga

El metro, que tiene aire acondicionado :D, dispone de tres líneas que te pueden ayudar en distancias más largas. El bus solo lo cogí para ir al aeropuerto, tampoco os puedo decir mucho sobre él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *