Alemania (I): Stuttgart y la Selva Negra

Ayer se produjo el regreso y vuelta a la vida normal tras 8 días en Alemania de los que intentaré que os hagáis una idea de como fueron. El primer destino era Stuttgart, aunque no directamente ya que primero tuvimos que ir a Girona para coger el vuelo de RyanAir, nos tuvimos que levantar bastante pronto, pero nos ahorramos problemas de colas o similares. Por supuesto, no estaba dispuesto a correr o a hacer media hora de cola para poderme sentar en un sitio preferente así que me senté hacia el final al lado de una pareja que casi no dijeron nada en todo el viaje (un lujo). Al llegar, cogimos el coche de alquiler y nos encaminamos hacia Stuttgart. Gracias al GPS que nos llevamos que tenía cargadas las carreteras más importantes del país no nos fue difícil encontrar los lugares a los que nos dirigíamos.

Al llegar a Stuttgart, lo primero que ves es que todos los coches son gama alta, y uno o dos de cada diez son descapotables, y te das cuenta porqué es una de las ciudades más prósperas de Alemania… edificios con las sedes de Porsche, Mercedes… incluyendo sus museos (que no visitamos). La ciudad está bien, pero no está muy por la labor del turismo, se veía poca gente de fuera visitando la ciudad… y la actividad nocturna es un poco escasa, los bares o pubs están muy dispersos y en muchos de ellos se escucha, única y exclusivamente, salsa. Encontramos un local para cenar y tomar copas que parecía la versión germana del Hard Rock Cafe, en el que pudimos escuchar a Héroes del Silencio y otros clásicos del rock. Aún viendo el nivel de vida de la ciudad, los precios no eran altos, de hecho se parecían mucho a los de Barcelona. Nos fuimos a dormir tras unas copas en el bar Besitos.

Al día siguiente nos fuimos a la Selva Negra, trazamos una ruta por carreteras secundarias viendo los pueblecitos que la componen. Pueblos de postal, con casas muy cuidadas y muy enfocados al turismo. Nos paramos a comer en Alpirsbach, en una cervecería que tenía al lado la fábrica (o oficinas) de una marca de cerveza, en la que comimos muy bien y nos encaminamos hacia Triberg. Triberg es un pueblo totalmente turístico con la cascada más alta de Alemania, o al menos eso dicen porqué una mirada rápida a la Wikipedia Inglesa nos indica que es la segunda más alta 300 m. por debajo de la más alta. Tras ver la cascada y comprar unos souvernirs, nos volvimos a Stuttgart, cenamos en un restaurante mexicano (la mayoría de restaurantes eran de kebap, chinos, McDonald’s, …), nos tomamos unas copas en el Classic Rock y nos fuimos a dormir para partir al día siguiente hacia Pfronten.

Próximo capítulo: Pfronten y Munich.

2 opiniones en “Alemania (I): Stuttgart y la Selva Negra”

  1. Qué fuerte!
    Muchas gracias por la información, estaba bastante perdida…
    Mañana empiezo mi turismo en Barcelona y … bueno, me he dado cuenta de mis deficiencias así de golpe.

    No tenía ni idea de que esa foto fuera tuya… Es más, no me acordaba bien de dónde la había sacado y me ha costado un poco dar con tu blog, porque tienes el perfil privado.

    Pues eso, ya contaré qué tal mi visita al Laberinto…
    Un besito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *